Login campus virtual

login usuarios registrados

Si usted no es usuario registrado de nuestro portal, acceda a la página Hágase Socio ahora para darse de alta.

Gas

Sector Gas

(Fuente: Asociacion Española del Gas - SEDIGAS)

 

1. Consumo de gas natural

En términos globales, la demanda de gas natural en el mercado nacional alcanzó la cifra de 349.290 GWh, 29,9 bcm, al finalizar el año 2018, representando descenso del 0,4% respecto al año 2017 ( un año que fue el tercero con crecimiento alcista, un 9,1%). Respecto a la demanda convencional (doméstico-comercial e industria, incluida la demanda para usos no energéticos) aumentó un 4,5 % con respecto al 2017, alcanzando el valor mas alto de los últimos 14 años.

Dentro del mercado convencional, según nuestras estimaciones la demanda del mercado doméstico comercial se ha incrementado un 6,7% con respecto al 2017, debido a las temperaturas más frías principalmente durante los primeros seis meses del año que provocaron un mayor uso de los sistemas de calefacción.

La demanda industrial sigue una tendencia alcista, alcanzando el 64,9% del consumo de gas nacional, indicador de la recuperación económica del sector. Se experimentaron las mayores subidas en el sector servicios, en  la construcción y en la cogeneración. Queda patente que la industria necesita de gas natural no sólo para minimizar sus costes de operación sino para la operación de ciertos procesos donde se requieren temperaturas muy altas no alcanzables con otros combustibles.

Ciclos combinados

La demanda de gas para la generación eléctrica (ciclos combinados) ha experimentado un descenso del 18,3% con respecto al año 2017 El descenso en el uso de los ciclos durante 2018 se ha producido principalmente por un mayor uso de la hidráulica para la generación eléctrica con respecto al año 2017 (+86%), que fue un año seco. El alto crecimiento de la hidráulica en la generación eléctrica producido desde el mes de marzo ha supuesto un descenso significativo del hueco térmico a cubrir por los ciclos combinados en la generación eléctrica.

La industria continúa siendo el primer consumidor de gas en nuestro país, con un 64,9%, seguido de las centrales eléctricas de ciclo combinado (17,7%) y del sector doméstico-comercial (16,3%).

En 2018 el hueco térmico se ha reducido de 76,1 TWh en 2017 a 61,4TWh en 2018, siendo cubierto el 43% por los ciclos combinados de gas natural. Esta reducción del hueco térmico ha venido condicionada por una mayor producción hidráulica.

Los ciclos combinados demuestran su valor como garantes de la estabilidad del sistema eléctrico y como complemento de las renovables en momentos que experimentan un bajo funcionamiento. Las características técnicas de estas centrales, favorecen su entrada en operación de una manera casi inmediata, ante cualquier interrupción de las energías renovables. Además, sus características tanto ambientales como económicas, la convierten en la tecnología tradicional más eficiente.

Demanda doméstica

La demanda doméstica se ha visto condicionada por la climatología de 2018, con temperaturas más frías los meses de febrero a julio y octubre y más cálidas el resto del año.  La evolución del consumo doméstico-comercial ha sido positiva a lo largo de todo el año: hasta en ocho ocasiones se ha registrado el valor más alto de la última década para un mes específico

Europa
El comportamiento del mercado gasista español en 2018 sigue la línea de Europa, con descensos del 4,9% en Francia, 10,5% en Italia y un descenso del 7,4% en Portugal, mientras que Reino Unido aumenta su demanda  un 1,3%). La demanda para generación eléctrica desciende en todos los países: España -18,3%, Italia -8,9%, Francia -35,4%, Reino Unido -1,6% y Portugal -24,6% debido a un incremento de generación con energías renovables

2. Expansión del sector

La expansión del sector gasista español se manifiesta tanto en la evolución de las variables más significativas (inversiones, kilómetros de red, gasificación de nuevos municipios, etc.), como en la búsqueda de nuevos segmentos de mercado con potencial de crecimiento.

Transporte y calidad del aire
En este sentido, además del potencial del gas en los segmentos tradicionales (industria, sector doméstico-comercial y generación eléctrica), es necesario destacar su capacidad de crecimiento en otros ámbitos como el del transporte, tanto terrestre como marítimo, y los puertos.  En 2018 se han registrado 5745 matriculaciones de vehículos con GNV, lo representa un incremento del 146% respecto al ejercicio anterior, el parque total de vehículos que utilizan gas natural como combustible ha crecido un 68& en el último año hasta alcanzar las 14.216 unidades. Actualmente España cuenta con 114 estaciones de gas natural (71 públicas y 73 privadas) y se prevé la apertura de 46 más durante el 2019.

La flota internacional de buques propulsados por GNL ha pasado de 118 en 2017 a 143 en 2018, con 135 buques más en cartera. Los pantanles de Barcelona y Bilbao ya están adaptados para el suministro de GNL, y el resto de plantas tienen pendiente la adaptación y algunas ya están en construcción. En 2018 se han realizado 60 operaciones de bunkering (58TTS y 2STS) con un total de 4.617m3 suministrados, muy superior a los 2.119m3 de 2017

El elemento clave que favorece la expansión del sector del gas son sus virtudes medioambientales, al tratarse de la energía tradicional más respetuosa con el medioambiente. El gas natural es una de las energías que más puede contribuir a la mejora de la calidad del aire de las ciudades al reducir los niveles de NOX en un 80% y al no emitir partículas sólidas —generadas principalmente por el tráfico, la industria y los edificios— y reducir los niveles de SOx casi en un 100%.

Acceso doméstico

Aterrizando en las magnitudes físicas, con la gasificación de los 33 nuevos municipios incorporados a la red en 2018, la población con acceso a gas se incrementa en más de 273.768 personas.

Al finalizar el ejercicio, el número de municipios gasificados llega a los 1.792. Sin embargo, el potencial de crecimiento del sector es todavía elevado en España. Mientras el 80% de la población vive en municipios con gas natural, sólo el 31% de las viviendas cuentan con el suministro. Esta cifra coge más relevancia si se compara con la del resto de Europa, donde el 50% de las viviendas cuentan con suministro de gas.

Por su parte, la red de transporte y distribución de gas es un 59% más amplia en comparación con la de 2005, elemento que demuestra los esfuerzos del sector para llegar a más consumidores.

En 2018 la red alcanza los 87.699 Km, debido a la ampliación de la red de distribución en 699 Km. El crecimiento total de la red es del 0,7% en comparación con la de 2017.

El crecimiento de las redes facilita captación neta de 80.577nuevos puntos de suministro en 2018, hasta llegar a los 7,9 millones con los que cuenta el sistema gasista en la actualidad.  
 
El crecimiento continuado de las redes de transporte y distribución de gas, es posible gracias al esfuerzo manifestado por las compañías gasistas para continuar invirtiendo en una energía abundante, segura y eficiente, desde un punto de vista ambiental y económico.

Durante la última década, la inversión total asciende a más de 8455 millones de euros, lo que supone una media anual superior a los 845 millones. Además, el sector aporta el 0,5% del PIB y da empleo a 150.000 personas, de forma directa e indirecta.

Gas renovable
La UE incluye el gas renovable dentro de su estrategia de economía baja en carbono. En este sentido algunos países como Francia, Italia y Alemania han establecido distintos mecanismos para favorecer la investigación y construcción de plantas.

De las 17.662  plantas de producción de biogás que hay en Europa, en España hay 162 y de las 503  plantas de producción de gas renovable, en España sólo hay una planta en producción, la planta de Valdemingómez en Madrid, aunque existen casi una decena de proyectos en marcha. La ausencia de apoyos al desarrollo de los gases renovables en España contribuye a esta situación.

Los último datos disponibles de 2017, indican que el volumen de biogás inyectado en la red de distribución de gas por parte de la planta de Valdemingómez fue de 90GWh, un 20% superior a 2016.

En la hoja de ruta 2020-2030 del gas renovable presentada en 2018,  se destacan los principales puntos para el desarrollo del gas renovable, es necesario el desarrollo de una regulación específica a nivel nacional, alineada con el marco normativo europeo y que se fijen unos objetivos claros desde el estado para incentivar y fomentar el desarrollo de la investigación tecnología, así mismo es fundamental el desarrollo de mecanismos de ayuda y la integración de los stakeholders en la cadena de valor.

El gas renovable refuerza la economía circular, aprovecha los genera un digestato utilizado como fertilizante orgánico.  Contribuye a la generación de riqueza (284-472 M€/año al PIB),empleo local (15.000-25.000) y tiene un impacto positivo en la balanza comercial y en la generación distribuida.
El gas renovable permite almacenar energía eléctrica renovable utilizando la infraestructura gasista actual a la vez que aumenta la seguridad energética nacional

En el mes de octubre 2018, IDAE envió los datos de potencial disponible de biometano aprobados por el grupo de trabajo de biometano inyectado en red del MITECO.

3. Seguridad de suministro

España se continúa caracterizando por su elevada seguridad de suministro al recibir, durante 2018, gas natural de 14 orígenes distintos. Además, tiene una doble vía de entrada: el 58% del gas entra por gaseoducto y el 42% en forma de gas natural licuado, a través de las 193 descargas de buques metaneros realizadas en las 6 regasificadoras activas del sistema gasista español.

En este sentido, España es uno de los países más seguros de Europa, con un 36,5% de la capacidad de almacenamiento de gas natural licuado (GNL) de la UE. Esta característica es de gran relevancia si tenemos en cuenta que en Europa existen 4 países miembros (en la zona del Báltico y las regiones de la zona Central-Este y Sur-Este) que dependen de un único suministrador.
A lo largo de 2018 las entradas físicas de gas natural alcanzan los 391,4 TWh. Entre los principales países proveedores se encuentran Argelia, con un 51,2% de los abastecimientos totales, Francia (10,4%), Nigeria (11,7%), Países del Golfo (9,6%), Perú (4,9%) Trinidad y Tobago (6,2%), Noruega (1,7%) y Rusia (2,5%)

Este 2018, se ha consolidado  el Mercado Organizado del Gas en España, MIBGAS, experimentando un aumento de casi 81% respecto al 2017 con 24,3 TWh negociados, el 6,9% de la demanda nacional.. El número de agentes registrados que han participado en las subastas no ha dejado de crecer, llegando a finales de 2018 a 82 (un 63 % de estos agentes son activos).

(Fuente: Asociacion Española del Gas - SEDIGAS)

Para más información contactar con Dpto. Comunicación

comunicacion@enerclub.es

91 323 72 21 (Ext. 2033)

 

 

 

 

 

 

asociados ejecutivos - Enerclub

Cepsa
Cepsa
Endesa
Iberdrola
Naturgy
Repsol
Viesgo